Bien cortado sabe mejor. El queso conquista por su inconfundible sabor, pero también por su corte afinado. Un queso bien cortado ayuda a potenciar el gusto, la forma y la presencia del queso en la mesa o en las reuniones de picoteo con amigos. El arte de cortar un queso se manifiesta en saber cómo cortarlo, ya que marca la diferencia en todo su sabor.

La importancia del corte

No se trata de ser el mejor cortador de quesos, sino de conocer la manera correcta de partirlo. Teniendo claro cómo tratar el producto, siempre será más fácil saber cómo servirlo en la mesa para no presentarlo directamente en la tabla.

Si ya has logrado #QueNoTeEngañen y tienes claro cómo es un auténtico Queso Manchego y distinguirlo de otro que no lo es, también es importante saber cómo se corta un queso manchego.

 

La técnica de cortado

El corte del queso nos pide ser muy finos con la técnica. Los cortes van desde láminas finas, cuñas, lonchas, virutas, porciones, tacos… realizados con una gran variedad de cuchillos y herramientas de corte. Un cortador de quesos profesional sabe cómo trabajar el producto adecuando el tipo de queso y sus peculiaridades con la forma de partirlo. Antes de poner en práctica los trucos para cortar un queso manchego, no debes olvidar conocer cada una de sus partes y tener preparada la tabla y el cuchillo perfecto.

Cuando compramos una pieza entera de queso manchego es importante saber cómo vamos a partirlo para no despedazarlo con cortes imposibles y evitar que el producto pierda sus propiedades. ¿Cuál es la técnica acertada? El corte debe ser limpio y sin irregularidades, para que su conservación y estética mejoren, y perduren en el tiempo.

 

El cuchillo adecuado

El mejor cuchillo y el indicado para cortar una pieza de queso manchego es el de un sólo filo, con punta redondeada. El corte será angular con el vértice en el centro geométrico de la pieza y en cuñas para dividir cada una de las piezas, y después en pequeños triángulos de tres a cinco milímetros de espesor.

El corte influirá en la forma del queso, y como ya hemos adelantado, en la potencia de su sabor. Los cuchillos especiales de doble mango facilitan el corte del queso manchego en dos mitades y son los idóneos para cortar este queso de manera adecuada. Si por el contrario se usa un cuchillo normal, debemos tener la seguridad de que la longitud de la hoja llegue fácilmente al centro del queso para facilitar el trabajo.

A diferencia de un queso brie o feta, su corte requiere algo más de precisión al tratarse de un tipo de queso con corteza dura y de pasta firme y compacta.

Conviene no cortar más cantidad de la que se vaya a consumir para evitar la posibilidad de que el queso quede seco. Además, es bastante recomendable poner el cuchillo en agua caliente antes de empezar a partirlo. Una vez mojado, pasaríamos a secar el cuchillo con un paño seco y ya estaría listo para el procedimiento de corte. Es importante no saltarse este paso para evitar cortar el queso en frío e impedir que se resquebraje.

 

Quesos ya cortados

Es muy probable que cuando compres un queso manchego ya venga cortado en piezas. En este caso, hay que mirar al interior del queso y prestar atención al color y la pasta. Dependiendo de su maduración, el interior del queso puede ir del blanco al marfil y la pasta debe ser compacta y homogénea. No hay que olvidarse de comprobar cada una de las 7 indicaciones que debe tener el Queso Manchego DOP.

Ahora que ya conoces los consejos para cortar este tipo de queso, lleva tu queso manchego bien cortadito listo para servir en la mesa y listo para comer.

Tags:

Deja un comentario